Clos Pons, vinos en tierra de olivos

Share with:


plaTETEn esta ocasión hemos viajado hasta la comarca de Les Garrigues, en Lleida. Es tierra de aceite pero de allí también nacen buenos vinos como la de la bodega Clos Pons que es la que hemos visitado en esta ocasión.  La bodega está rodeada de olivos y viñas. Y es que sus propietarios, el Grup Pons es un histórico de la producción de aceites pero no de vinos que como los aceites tienen un gran nivel.

La bodega es de nueva construcción pero con los materiales tradicionales de la zona y sus paredes son de piedra. Su interior, una decoración rústica que descubrimos con nuestra visita que comienza con el desayuno que nos ofrece Clos Pons. Es a base de productos tradicionales de la zona: embutidos con pan con tomate y como no puede ser de otra forma tiene su toque particular al aliñarlo con los aceites vírgenes extra del Grup Pons y lo acompañamos con una copa de vino tinto, el Alges.

A continuación realizamos la visita en la bodega. Es corta, pues en estos momentos Clos Pons solo cuenta con la sala de barricas donde el vino envejece y una sala de embotellado. El paso por las tinas, se hace en otra bodega aunque que ya está en construcción su propio espacio para este año poder realizar todo el proceso de elaboración de los vinos en sus propias instalaciones. Que Clos Pons aún no disponga del 100% de las instalaciones propias de una bodega se debe a su historia. I es que tal y como nos contaron la bodega empezó a hacer vino por culpa de una desgracia. Des de hace décadas el Grup Pons se ha dedicado al cultivo del olivo y a la elaboración de aceite. Pero en 2001, en un invierno con un frío muy intenso y grandes nevadas perdieron unas 100 hectáreas de olivos. Y para renacer decidieron diversificar su actividad y plantaron unas 30 hectáreas de viña con la intención de elaborar vino. En 2008 llegó su primera añada. Consiguieron una buena acogida y en 2012, vistos estos buenos resultados levantaron la primera parte de su bodega. Ahora ya están a punto para completar las obras de todo el apartado para la producción de vino y solo les faltará levantar algunas habitaciones para convertir la bodega en un pequeño hotel pensando en sus clientes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una vez conocida la historia de esta bodega y terminado el recorrido empezamos a probar sus vinos. Después de la copa de Alges durante el desayuno, en la cata empezamos con el Sisquella, un vino fresco con un coupage sorprendente ya que incorpora Albariño, una variedad muy poco habitual en la zona de Costers del Segre y de Cataluña, junto con garnacha blanca y moscatel. A continuación probamos el Roc de Foc, un blanco evolucionado hecho a base solo de macabeu pero con carácter gracias a su larga crianza de 12 meses en barricas de roble francés. También disfrutamos de la roca desnuda con el Roc Nu, este vinos elaborado con uvas procedentes de sus viñas más viejas que ha pasado 14 meses en barrica. De nuevo, con el consiguen sorprender. Y para finalizar la cata, lo hacemos con el Pla del Tet, un vino que para conocerlo se debe ser miembro del club de amigos de Clos Pons. Solo diremos, que es de un nivel igual e incluso superior a todos los que hemos probado a lo largo de la mañana.

Share with:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>