La OIV alerta de los efectos catastróficos del coronavirus sobre el sector del vino

Share with:


El director gerente de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), Pau Roca, ha alertado este jueves sobre los efectos catastróficos de la crisis de la covid-19 sobre el sector del vino. En una conferencia virtual Roca ha asegurado que “se pueden comparar a los de finales de la segunda guerra mundial”.

Según ha señalado Roca, el cierre del canal horeca (hoteles, restaurantes y cafeterías) supone una reducción del 35% del volumen de ventas pero que en facturación se traduce en una reducción del 50%. Roca ha explicado que se trata de un impacto que será desigual en los diferentes países. Los más afectados serán los países mediterráneos en los que el sector turismo tiene una elevada incidencia y en la que se va a sufrir la supresión radical del turismo que ha calificado como “una industria muy desarrollada” y que además va a quedar muy limitada, incluso después del confinamiento.

La “buena noticia” ha dicho Roca es que las ventas en supermercados y online han crecido pero desgraciadamente esto no compensa la reducción que supone la venta insitu de los vinos y además la oferta y la capacidad de compra de los consumidores es más limitada. También ha recordado que es en las cartas de los restaurantes donde hay más variedad de vinos ya que esto es una apuesta por la diferenciación de los mismos establecimientos.

Sea como sea, también ha destacado que con la nueva situación, con menos ventas y las limitaciones que imponen las medidas para luchar contra el coronavirus, con la distribución a través de otros canales lleva a una reducción del precio, con la consecuente reducción de los márgenes, el negocio y la rentabilidad, una situación que afectará especialmente a las pimes y productores más vinculados a los canales tradicionales y sin acceso a las grandes superficies comerciales. Además, ha recordado los efectos negativos que tiene esta situación sobre el enoturismo.

Por todo esto ha considerado que el confinamiento tiene un “efecto destructivo irreparable a menos que se pongan a disposición medidas rápidas” para paliarlo. También ha recordado que a pesar que en algunos países ya se están levantado algunas medidas y algunos empiezan a abrir sus puertos, esto “no nos da mucho optimismo” porqué los principales mercados del sector del vino, que son Europa y Estados Unidos, experimentarán cambios que serán permanentes. També ha avisado que Europa y Estados Unidos van a reducir sus importaciones y sus exportaciones de vinos, aunque otras regiones menos afectados por esta crisis puedan representar un alivio y garantizar cierta estabilidad para el sector.

Share with:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *