Recetas: salmón marinado

Share with:


Hoy, junto Marcandorumbo.com y sus recetas del mundo nos centramos en una preparación muy sencilla de realizar y que resulta muy deliciosa. Se trata de salmón marinado. A la hora de preparar el salmón marinado en casa, como os contamos en esta receta, es muy importante que el pescado haya estado congelado durante un mínimo de cinco días en el congelador doméstico para eliminar de esta forma el parásito del anisakis. Se trata de un parásito que en principio está poco presente en el salmón, pero cada vez aparecen más ejemplares infectados, así que la mejor forma para asegurar que el anisakis no llega a nuestros cuerpos es la prevención.

Empezamos por los ingredientes necesarios:

  • 200 gramos de salmón
  • 100 gramos de sal
  • 100 gramos de azúcar
  • Eneldo
  • Aceite de oliva (mejor si es suave de 0,4º)

En este caso nosotros lo hacemos con un único filete de salmón y hemos escogido una parte de la cola pero se puede hacer con otras partes como un filete del salmón. Lo importante es que no esté cortado en rodajas.

Para empezar, mezclamos la sal y el azúcar, siempre a cantidades iguales. Además, en el caso de la sal se puede poner la mitad de sal gruesa y la otra mitad de sal final. Una vez tenemos la mezcla añadimos un poco de eneldo. No especificamos la cantidad de esta especie porqué esto va al gusto de cada uno y porqué al final de la receta podemos volver a añadir. Una vez tenemos el eneldo en la sal y el azúcar, volvemos a mezclarlo y reservamos.

Preparamos una bandeja y cubriremos el fondo con un papel film. Luego ponemos una cama con la mezcla de sal, azúcar y eneldo, pero no toda y reservamos el resto. Luego ponemos el filete de salmón encima –con la parte de la piel por abajo-, lo cubrimos de nuevo con la mezcla de sal, azúcar y eneldo. Si nos sobra una parte de la mezcla, la podemos guardar para otra ocasión ya que esta se conserva muy bien y no se altera con el paso del tiempo. Si preparamos más de un lomo a la vez es importante que envolvamos cada uno de ellos con su propio papel film para que tenga más sabor.

Con el lomo del salmón ya cubierto, lo envolvemos todo con el papel film. Encima de él, para que quede mejor marinado, pondremos un peso, por ejemplo, un brick de leche o cualquier otra cosa que haga presión y que sea impermeable, pues el salmón desprende líquidos que podrían afectar el peso. Luego lo guardaremos con el peso en el frigorífico durante 24 horas. Pasado este tiempo damos la vuelta al salmón y lo dejamos, de nuevo, 24 horas en la nevera con el peso encima.

Y pasadas estas 24 horas sacamos el salmón y lo limpiamos con agua y lo secamos con papel de cocina. Luego le ponemos un poco de aceite, nosotros lo hacemos con uno de 0,4 para que así el salmón conserve mejor su gusto y ya lo tenemos listo para cortar y comer. Se puede cortar en finas lonchas pero también a dados.

Nosotros hoy lo ponemos en una ensalada, pero lo puedes comer con lo que más te apetezca. Y si no lo gastas todo, ya que nosotros hemos hecho solo una cola pero se puede preparar más, lo puedes guardar más de una semana en el frigorífico.

Y ahora, ya solo nos falta escoger con que vino lo vamos a marida. Al tratarse de un salmón, y que tendrá un gusto intenso, una buena opción es un vino blanco un poco seco o un cava.

Share with:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *