Champiñones al vino con jamón ibérico

Share with:


Un buen vino y un jamón ibérico son productos que se pueden disfrutar a la manera tradicional, con una copa y una tapa de ibérico recién cortado, a modo de aperitivo y para abrir boca.

Sin embargo, la potencia en sabor e intensidad de estos alimentos hace que sus posibilidades en gastronomía vayan más allá de eso. Hoy os enseñamos cómo preparar unos champiñones al vino (blanco) con jamón ibérico, una receta sencilla pero muy sabrosa y apta tanto para el almuerzo como en la cena.

¿Cuáles son los ingredientes que vamos a utilizar?

Comenzamos con los champiñones, que necesitaremos unos 500 gramos. Son válidos champiñones o setas las que prefiramos, y si son naturales, mucho mejor. El otoño, temporada de este producto, es un buen momento para preparar esta receta.

Con el jamón solo serán necesarios unos 100 gramos, aunque hay quien opta `por ser más generoso. Un apunte, para que la receta sea más sabrosa deberemos acudir a un buen producto, como jamon legado. El vino, el otro gran componente de este plato, debe ser blanco y seco y solo necesitaremos regar la receta con un vaso, aproximadamente entre 180 y 200 ml de vino.

Completamos el listado con los ingredientes básicos: una cebolla, varios dientes de ajo, un poco de perejil picado, aceite de oliva, sal y pimienta negra molida.

¿Cómo preparar los champiñones al vino con jamón?

En primer lugar lavamos los champiñones para retirar el exceso de tierra y los cortamos en varias partes, los laminamos. Si acudimos a champiñones industriales, que ya vienen laminados, nos ahorramos este paso, pero perderemos en sabor. Si optamos por setas, actuamos igual.

La cebolla y el ajo también las lavamos y las cortamos en juliana. Posteriormente, vertemos un poco de aceite en una sartén para comenzar a pochar las verduras. Cuando esto ocurre añadimos los champiñones y salpimentamos al gusto.

Dejamos que verduras y champiñones se cocinen a fuego medio mientras vamos removiendo poco a poco con una cuchara de madera. Los champiñones irán reduciendo su tamaño por su contenido en agua, de modo que no debemos preocuparnos.

En unos 5 ó 7 minutos estará todo esto ya cocinado. En este tiempo cortamos un buen trozo de jamón y lo picamos en dados pequeños para incorporarlo a la sartén. Cuidado a la hora de salpimentar, pues el jamón ya incluye grasa y sal, de modo que un exceso de sabor puede resultar demasiado intenso. Si optamos por picar lonchas de ibérico, el resultado en cuanto a sabor va a ser el mismo, pero el plato pierde estética.

Cuando añadimos el jamón y va tomando un poco de color más oscuro porque va dorándose, vertemos el vaso de vino y subimos el fuego varios minutos para que se evapore el alcohol.

A continuación, tapamos la sartén y dejamos cocinar cinco minutos más a fuego bajo. El paso final es apagar el fuego y servir en el plato los champiñones con jamón espolvoreando un poco de perejil, a ser posible fresco y recién picado.

Posibles variedades

Esta receta es muy sencilla de preparar y apenas lleva media hora de tiempo. Es muy ligera y nutritiva, de modo que sirve como un primer plato para el almuerzo o como cena, incluso como tapa para el aperitivo.

Los ingredientes básicos son los que hemos comentado, pero algunos de ellos se pueden sustituir. Los champiñones no son imprescindibles, pues también se pueden usar setas, e incluso variar los hongos por legumbres y preparar una combinación similar con guisantes, habas, o con hortalizas como las alcachofas. En estos casos, la preparación es muy similar.

Asimismo, si en lugar de usar jamón optamos por panceta o bacon, el resultado será también muy interesante. Lo mismo ocurre con el vino. La elección tradicional es un vino blanco, pero si se opta por un tinto no hay problema, e incluso la receta adquirirá un tono más oscuro.

Con respecto a las verduras, lo más frecuente es hacer un sofrito solo con cebolla y ajos, pero si queremos incluir pimiento rojo y verde y puerro, no hay ningún problema. En ese caso, simplemente, deberemos comprobar que el pimiento está suficientemente cocinado y no queda crudo.

Share with:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *