Archivo de la etiqueta: Caminito Terra Remota

Vino Rosado Caminito 2011 de Terra Remota

Llega la nueva añada de Caminito, el rosado de Terra Remota

La bodega Tera Remota, de la DO Empordà, ha saca al mercado la nueva añada de Caminito, la del 2011. Es un vino rosado pero como si se tratara del mejor de los tintos, recibe año tras año el mejor de los tratos, según nos cuentan des de la misma bodega. Desde el viñedo ecológico hasta el embotellado, Terra Remota ha concebido este rosado, ya desde su lanzamiento al mercado en 2007, como un vino de pleno derecho dentro de su gama. Esto implica el máximo cuidado ya en el campo: en 2011, laboreo, descaballonado de las cepas de Garnacha y Syrah con que se elabora, sin uso de herbicidas, cosecha manual en cajas de 10 kg. Cuando llega a la bodega, ser realiza el despalillado y selección, maceración pelicular y prensado neumático a baja presión, fermentación a 18ºC y crianza en barrica de un 20% del vino durante 6 meses. Un trato nada habitual tratándose de un rosado.

Todo para demostrar que en el Empordà –antaño región famosa por sus rosados-, pueden hacerse grandísimos vinos, entre los cuales, grandísimos rosados. Sin duda este es uno de ellos: rosado suave y salmón brillante a la vista, nariz fina y discreta de frambuesa y melocotón, y de nuevo finura y elegancia en boca, con notas de frutas del bosque. Un vino goloso pero con toda la frescura que se espera de un rosado.

Apetecible ya mismo, un rosado para asociarse inevitablemente con la primavera, para disfrutarlo con la alegría de los largos y soleados días de este Mayo, en la sencillez de un picnic en el campo y de una paella en la costa; pero, a la vez, capaz de mantenerse vivo y dar la talla más allá del verano, más allá de una comida informal.


Un buen Caminito en la Terra Remota

De Terra Remota, en el corazón de la DO Empordà, sale un muy buen vino rosado. Se trata de Caminito, un vino rosado que trae una importante originalidad en este tipo de vino que muchas veces queda, injustificadamente, en un segundo plano al ser eclipsado por los blancos o los tintos. En este caso, el de Caminito, y a pesar de tener como nombre un diminutivo, es hablar de un vino en mayúsculas. La añada de 2010, la primera que hemos provado, muestra una personalidad propia, que a parte de mostrarse en el gusto también se hace evidente en su color mas cerca de un naranja salmón que de un rosado. Precisamente estas características demuestran que es un vino que huye de los tópicos más clásicos  de un rosado. Es un vino trabajado, con un peculiar proceso de elaboración (a pesar de ser un vino relativamente joven, de la cosecha del año pasado, parte de él ha pasado una crianza de medio año en barrica) que le da una complejidad que lo hace muy apetecible. Y es que aún que fresquito es muy apetecible, con un poco más de temperatura se puede apreciar  Además, en boca, también su peculiar personalidad, cosa que a veces se hace difícil de encontrar en un vino rosado. Pero en una Terra Remota, todo es posible, como por ejemplo encontrar un rosado que es la envidía de muchos vinos tintos o blancos.