Archivo de la etiqueta: Compañía vinícola del norte de España

CVNE Casa Jardin

Noche entre velas en CVNE, al barrio de la Estación de Haro

CVNE Casa Jardin

Se apagarán las luces y solo con la luz de las velas el próximo viernes 6 de septiembre, CVNE celebrará en sus instalaciones centenarias del barrio de la estación de Haro la Noche de las Velas. Esta experiencia enogastronómica se celebrará en la Casa Jardín, donde los asistentes podrán disfrutar del paisaje y la gastronomía solo con la luz de las velas. El evento empezará a las 20.30h y en una degustación se combinarán las tapas típicas riojanas con los vinos de la CVNE. El precio es de 20 euros.

La Noche de las Velas de CVNE está enmarcada dentro de las actividades que se celebrarán entre el 3 y el 19 de septiembre, con motivo de “El Rioja y los 5 sentidos”, iniciativa que organiza cada año el Gobierno de La Rioja para compartir la cultura y el amor por el vino de Rioja.

De visita en Bodegas de la Rioja (y 3): CVNE

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Llegamos a nuestra última y tercera bodega del viaje por la Rioja. Como en la primera visita nos encontramos en una bodega centenaria: CVNE, la Compañía Vinícola del Norte de España. Empezamos la visita en la misma tienda de la entrada de la bodega. Aquí ya se mezcla el espacio en esta nave, con una gran historia a sus espaldas, con la modernidad. Pues dentro de ella hay modernos módulos para poder realizar diferentes actividades, principalmente catas de vinos. Y de aquí salimos al aire libre de nuevo. En los porches descubrimos una curiosa máquina que servía para calentar el vino y de paso estropearlo (en que debían estar pensado sus inventores). Y entramos en la sala de tinas. Bien, en una de las salas de tinas, en la que aún son de madera y donde se elaboran los mejores vinos de la bodega. Que por cierto, no son CVNE sino CUNE, por un error de imprenta en la etiqueta del primer vino de la bodega y que quedó para siempre. Por esto, los vinos de CVNE son CUNE.

Allí también descubrimos una de las partes más espectaculares de la bodega, la nave Eiffel, diseñado por el mismo estudio de la torre parisina que lleva su nombre. Aquí en las barricas envejecen los mejores vinos de CVNE. Y después nos dirigimos hasta una de las partes más escondidas, bajo tierra de esta bodega del barrio de la estación de Haro. Descubrimos el cementerio, donde se guardan las botellas de cada una de las añadas que se hacen en la bodega. Y también esta un cementerio muy especial donde en la celebración del primer centenario se cerraron unas botellas. Y aquí hay una leyenda que cuenta que la llave… no seremos nosotros quien desvelaremos el secreto. Así que volvemos a la superficie y probamos su crianza por irnos con un muy buen sabor de boca.

Enoturismo: Descubriendo la bodegas del barrio de la Estación de Haro

El barrio de la estación de Haro es la zona de este municipio de la Rioja Alta donde se concentran más bodegas del municipio. Y precisamente des de la estación de la Renfe de Haro es de donde salían trenes cargados con los mejores vinos que elaboraban las bodegas de la zona. Ahora, el vino ya no se marcha en tren pero aún existen las bodegas clásicas del barrio de la estación de Haro que se instalaron allí y se han mantenido abiertas durante el paso de los años. De hecho, la mayoría de bodegas que encontramos en este barrio forman parte del selecto club de bodegas centenarias de la Rioja. Pero eso no quiere decir que sean antiguas, pues las bodegas son construcciones que nunca están terminadas, generación tras generación evolucionan y consiguen mezclar su parte más clásica, la más antigua, con la arquitectura más moderna. Por esto, una ruta de bodegas en el barrio de la estación de Haro se convierte en un viaje por el tiempo, donde se puede seguir la evolución del vino y la arquitectura del último siglo. Es un barrio de visita obligada si se hace turismo en la Rioja. De hecho, hay muchos hoteles en la Rioja, ya sea en Haro o en algún municipio de la zona, en un radio de unos 20 kilómetros.

La ruta por estas bodegas clásicas puede empezarse visitando las instalaciones de la Compañía Vinícola del Norte de España (CVNE), unas bodegas centenarias y de las más importantes de la Rioja. En el mismo barrio se encuentran las también centenarias Bodegas Bilbainas, ahora propiedad del grupo Codorníu. Muy cerca de estas bodegas están las instalaciones de la bodega R. López de Heredia, que se caracteriza por la singularidad que le da su torre. Muy cerca de ella, también encontramos las bodegas Roda, estas más jóvenes, pues su primera cosecha es de 1992, pero que se ha sabido situar entre las más prestigiosas de la zona. Justo a su lado están las instalaciones de otra de las bodegas que forman parte del grupo de bodegas centenarias de la Rioja. Se trata de la Rioja Alta, con vinos singulares como su Viña Ardanza. También son de este barrio las Bodegas y Viñedos Gómez Cruzado, y finalmente encontramos las instalaciones de Bodegas Muga, propiedad de la familia Muga y también con unas características arquitectónicas especiales. Se trata, sin duda, de la mayor concentración de bodegas centenarias del mundo. Y por último, en la antigua estación se puede visitar el Centro de Interpretación del Vino de Rioja.

Enoturismo en las bodegas de Viña Real de la Rioja

Con el vino, todo empieza en el viñedo. Sin embargo, en diferentes bodegas, cuando se hace la visita enoturística parecen haberlo olvidado (o en otras, la bodega está demasiado lejos de la viña) y solo se centran en mostrar la bodega y sus instalaciones. Sin embargo la bodega Viña Real, situada en el Cerro de Mesa de la Rioja, en Laguardia, está junto a los viñedos y ahora ha decidido incorporarlos a las actividades que realiza en sus visitas. Para hacerlo ha creado la Viña Real Experience, un espacio dedicado a disfrutar de la naturaleza durante la visita en la bodega.

De esta forma, cada uno de los sentidos es protagonista en Viña Real Experience. El sonido de la naturaleza, el sabor del vino, el olor a tierra y uva, el tacto de la vid y unas vistas únicas a La Rioja, Álava y Navarra, hacen de este espacio un lugar único para entrar en contacto con el mundo del vino.

Además, para poder descansar y realizar diferentes actividades en los viñedos, Viña Real Experience cuenta con un refugio de madera y metal que dispone de mesas bancos situado en el eje de la calle central de las viñas y que además permite controlar por un lado los viñedos y por otro toda la inmensidad de la comarca del Cerro.

El pabellón está formado por tres cajas de distinto tamaño enlazadas entre sí, libres de paredes en los frontales y elevadas para optimizar las vistas. Cada una de estas cajas combina una piel metálica y robusta de cara al exterior y una piel cálida de madera forrando el interior.

Estos materiales se mimetizan en su textura y color con su entorno rural. Y es que uno de los objetivos de esta construcción es precisamente que se integre en la vegetación hasta diluir la frontera entre lo construido y la naturaleza. De ahí que la estructura, en su ritmo irregular, se entrelace con las hileras de parras.

La finalidad de Viña Real Experience es conectar a las visitas de la bodega con la naturaleza que rodea al mundo del vino. Así, podrán realizarse en el exterior todas aquellas actividades que ya se realizan en Viña Real y muchas otras nuevas. Viña Real Experience permitirá organizar catas al aire libre, picnics y todo tipo de eventos, desde celebraciones hasta reuniones empresariales.

La bodega Viña Real, que forma parte de la Compañía Vinícola del Norte de España (CVNE) se inauguró en 2004 y es obra del arquitecto francés Philippe Mazières. Su diseño muestra una gigantesca tina, que se alza sobre el Cerro de la Mesa. Se trata, además, de una de las primeras bodegas adaptadas para invidentes y personas de movilidad reducida.

La CVNE estrena ludoteca en las visitas enoturísticas a las bodegas

La Compañía Vinícola del Norte de España (CVNE) pone a disposición de los visitantes la posibilidad de adaptar las visitas a las bodegas a las necesidades de toda la familia. A partir de este mes, la bodega de La Rioja cuidará de los más pequeños de la casa mientras los mayores disfrutan de su visita y cata en la centenaria bodega de la CVNE en el municipio de Haro.

La bodega ofrece dos tipos de servicios para niños mayores de tres años: por un lado la ludoteca, que es una sala habilitada con juegos infantiles donde los niños pueden jugar y divertirse bajo la supervisión de un monitor mientras los grandes realizan la visita. El servicio es para un grupo mínimo de seis personas y tiene un coste de seis euros por niño. Por otra parte, los cursos de Creatividad Infantil despertarán el artista que los pequeños llevan dentro, ayudándoles a decorar corchos de vino y mini barricas. El precio en este caso es de 10 euros por persona y el grupo mínimo para impartir el curso es de 8 niños.

Mientras los más pequeños disfrutan de sus talleres, el resto de familia podrá disfrutar de la visita en las bodegas. La visita estándar incluye una visita a la bodega, cata de vinos y una tapa. Las visitas pueden realizarse cualquier día y el precio es de 8 euros.