Archivo de la etiqueta: Macabeu

Las Cigonyes de Peralada se tiñen de rosado

Castell de Peralada ha incorporado un nuevo vino en su linea Cigonyes (Cigüenyas) que lanzó el año pasado. Así, a los vinos tinto y blanco se ha añadido el vino rosado bajo el nombre Cigonyes Rosé que en esta primera añada, la del 2011, apuesta claramente por la variedad tradicional de la Garnacha (80%) mezclada con un 20% de merlot. Así sigue la misma linea que los vinos Cigonyes, elaboradas ya con variedades típicas del Empordà (tinto y rosado con Garnacha y blanco con Macabeu).

Estos vinos, de la Denominació d’Origen Empordà, transmiten el carácter alegre y amable de los pájaros a los que rinden homenaje y que siempre han vivido cerca de las personas. De hecho, Castillo de Peralada participa des de 1995 en un programa de recuperación y protección de las cigüeñas junto con el Parc Natural dels Aiguamolls de l’Empordà. Y si en en los pueblos, la cigüeñas están en los campanarios y edificios más altos, en Castillo de Peralada este año 25 parejas han hecho su nido junto al castillo criando hasta medio centenar de pequeñitos en sus nidos.

Las cigüeñas se instalan en los nuevos vinos de Castell de Peralada

Los dos nuevos vinos del Castell de Peralada tienen como protagonistas las cigüeñas, estos pájaros migratorios que en verano se instalan en árboles altos y campanarios de nuestras tierras. Así, los nuevos vinos de la bodega del Empordà rinden homenage a los vecinos de más altura de sus jardines: la colonia de cigüeñas blancas. Los dos vinos (uno blanco y otro tinto), que tienen el sello de la DO Empordà, estan elaborados con variedas autóctonas de uva y celebran el éxito del programa de reintroducción de estas aves que Castell de Peralada inició el 1995.

El vino Cigonyes Blanc está basado en Macabeu (90%) y Sauvignon Blanco procendentes de una viña de 40 años. El Cigonyes negre está elaborado con una base de Garnacha (90%) y Syrah envejecido durante cuatro meses en barricas de roble francés.

La primera pareja de cigüeñas en llegar en el Castell de Peralada llegó a los jardines la primavera del 1998. Era el resultado de un esfuerzo iniciado tres años antes cuando la família Suqué-Mateu inició un proyecto para conseguir que estos pájaros se instalaran en los jardines de la bodega. Imitando el sistema que implantó el Parc Natural dels Aiguamolls de l’Empordà el número de parejas se ha incrementado año tras año y este verano habrá unas 30 parejas de cigüeñas.