Archivo de la etiqueta: Ruta del Vino Rias Baixas

Vinyes del Penedès

Enoturismo: de ruta entre viñas durante la vendimia

Los viñedos de todo el país están ya totalmente sumergidos en la vendimia y para vivir esta época del año tan especial las Rutas del Vino de España se visten de gala para recoger el fruto de la vid y empezar su transformación en un buen vino. En concreto en España hay 21 rutas del vino acreditadas por la ACEVIN y empezamos un recorrido por ellas y algunas de las actividades que propone.

Comenzamos el viaje enoturístico en Murcia para aprender, gracias a la Ruta del Vino de Bullas y su Taller de Vendimia, todos los detalles de la cosecha, entre ellos la recogida de la uva, la recepción y clasificación en bodega, así como asistir al primer prensado. Paseos por viñedos, comidas campestres y una visita al Museo del Vino son otros imprescindibles del viaje, que se pueden combinar también con la Feria de la Tapa (del 28 al 30 de Septiembre) o el mercadillo de artesanía El Zacatín, el 7 de Octubre, dedicado a la vendimia y con demostraciones de despalillado y pisado de uva, así como degustación del primer mosto.

Sin salir de la región, damos el salto a la Ruta del Vino de Jumilla, con diferentes propuestas, entre ellas las Jornadas Vendimia Abierta, todos los sábados de Octubre, a cargo de Bodegas Luzón, con actividades especialmente enfocadas a los niños para que comiencen a conocer y valorar esta cultura. Bodegas San Isidro, Hacienda El Carche y Viña Elena también disponen de distintas visitas y experiencias complementarias.

En la Ruta del Vino del Marco de Jerez, el nacimiento del nuevo mosto que tiene lugar en la época de vendimia es el protagonista de un amplio programa de actividades en el que confluyen propuestas culturales, musicales y gastronómicas, además de las tradicionales citas con el flamenco y el caballo.

Dirigimos la vista hacia Galicia, donde la Ruta del Vino de Rías Baixas aglutina las propuestas de Bodegas Martín Códax, Pazo Baión, Bodegas La Val de Frades o Valmiñor, que abren sus viñedos a los visitantes permitiéndoles entrar en contacto directo con las labores del campo, o Bodegas Terras Gauda, que pone a disposición del enoturista un autobús para no perder ni un detalle del trabajo que se realiza para la recolección de la uva. Para los más atrevidos, es posible vivir la vendimia bajo la luz de la luna y dormir en el interior de una bodega. Las localidades de Cambados, O Rosal y Sanxenxo dedican también curiosas fiestas al vino durante Septiembre y Octubre.

En la Ruta del Ribeiro, también entre viñedos de Galicia, las verdes parras sorprenden al visitante por su frescura y tonalidades. La vendimia allí puede seguirse tomando como punto de partida el Casal de Arman, un complejo enoturístico, enclave privilegiado y uno de los mejores miradores sobre el Valle de Avia, donde conocer cómo se realizan las tareas de la vendimia de forma totalmente artesanal. Y para un punto de vista contrapuesto, en el Coto de Gomariz se puede conocer el trabajo de una de las bodegas más vanguardistas de Galicia, que ajusta sus tareas a los calendarios biodinámicos y sigue una filosofía de máximo respeto por la naturaleza o ‘viticultura ecológica’.

 Hacia el oeste, la Ruta del Vino de Rioja Alavesa nos recibe con sorpresas, como la experiencia sensorial 4D ‘En Tierra de Sueños’, un viaje a la comarca de la mano de un ‘Vinfo’ o duende del vino en un cortometraje que ha recibido ya 12 premios internacionales por su calidad y originalidad. A las propuestas de bodegas como Sasazu, Campillo, Valdelana, Cvne o Eguren Ugarte, y los programas de Thabuca Servicios Turísticos para vendimiar en familia, hay que sumar el Enobús, el bus turístico del vino que conecta distintos puntos del País Vasco con Rioja Alavesa e incluye visitas, catas, degustaciones de vinos y gastronomía local, todo ello con la tranquilidad de no llevar vehículo propio.

La Ruta del Vino de Navarra nos espera con sus propuestas para este tiempo de vendimia, con visitas especiales en Bodegas Macaya, Bodegas Máximo Abete o Señorío de Sarría, talleres gastronómicos y, en Bodega Pagos de Araiz, originales clases de yoga y tai chi al aire libre, trekking por el viñedo o paseos a caballo, así como recorridos por sus instalaciones llenas de obras de arte e imaginativas catas de sus vinos.

A los pies del Pirineo aragonés nos recibe la Ruta del Vino Somontano, donde podremos participar en un taller sensorial donde las uvas y las características de sus variedades son las protagonistas. Organizado por Bodegas Meler, comienza con la recolección de diferentes racimos en el viñedo familiar, para pasar a la cata, degustación y comparación de los caldos monovarietales de esas mismas variedades. Además, en Bodegas Sers podremos dedicar una jornada a conocer los secretos de la elaboración más tradicional del vino.

Y, sin salir de Aragón, la Ruta de la Garnacha ha desarrollado un amplio catálogo de actividades que presenta en el programa #Enoaventurate, con actividades que ligan la cultura del vino a otras disciplinas, como la astronomía, que incluye la observación guiada de los astros, talleres de construcción de un reloj solar o cuentacuentos de mitología griega para aprender a localizar las constelaciones. Además, actividades náuticas, como descenso del Ebro en piraguas, equitación entre viñedos, nordic walking, rutas en segway, orientación o rutas en 4×4. Todo ello en una perfecta fusión la historia y el patrimonio, para comprender cómo se ha elaborado el vino a partir de la Garnacha a lo largo de los siglos.

Cerramos este recorrido con la Ruta del Vino del Penedès, que ofrece, entre otras, un suculento maridaje de vinos y queso, con alojamiento en la casa rural Ca La Florinda, en Bellvei del Penedès. Además, programas relajantes y románticos para hacer en pareja de la mano de la empresa Cava Emotions, que combinan visitas a bodegas con estimulantes masajes de cavaterapia y gastronomía local. También encontraremos visitas especialmente diseñadas para familias y catas a pie de viñedo de más de 25 variedades de uva maridadas con cava pues de las viñas de esta zona sale el vino del DO Penedès pero también gran parte de la producción de la DO Cava, pues allí se encuentran las dos grandes bodegas elaboradoras de cava: Freixenet y Codorníu.

Paisaje enoturístico

Las rutas del vino reciben más de 1,5 millones de visitantes

Las diferentes rutas del vino de España registraron  más de 1,52 millones de visitantes durante el 2011. Supone un crecimiento de 87.821 visitantes respecto el 2010 y el enoturismo se consolida como un importante complemento a la oferta turística española, especialmente en otoño y primavera. Las dos rutas enoturísticas más vistadas han sido la del vino y el Brandy del Marco de Jerez, con 480.767 visitantes y Enorutisme del Penedès con un total de 470.276 visitantes durante el año pasado. Las otras rutas más visitadas fueron las Rutas del Vino de Rioja Alavesa, Ribera del Duero y la Rioja Alta, según datos del informe de Visitantes a Bodegas asociadas a las Rutas del Vino de España, elaborado por la Asocación Esañola de Ciudades del Vino, ACEVIN.

Según el informe, las 546 bodegas aderidas a las 21 rutas enoturísticas que forman parte del Club de Producto recibieron 1.528.295 visitantes, el 6,1% más del 2010. Según el presidente de Acevin, Diego Ortega, “podemos concluir que las cifras de vistantes a las Rutas del Vino de España de 2011 son positivas puesto que, a pesar de la situación económica actual que está afectando seriamente a todos los sectores de la economía, continúa la tendencia al alza en el enoturismo”. En cuanto a la distribución de los visitantes, las Rutas del Vino y el Brandy de Jerez, con 482.767 visitantes, y Enoturismo Penedès, con 470.276 visitantes, repiten como las que registran mayores afluencias. Incrementando así la demanda de hoteles en Barcelona y Jerez respectivamente. Incrementando así la demanda de hoteles en Barcelona y Jerez respectivamente. Le siguen las Rutas del Vino de Rioja Alavesa, Ribera del Duero y Rioja Alta. Entre las que registran mayores crecimientos porcentuales, destaca la Ruta del Vino Rias Baixas, que ha visto incrementarse en un 30% la cifra de visitantes, situándose en sexto lugar en el ranking de las más visitadas.

Muy importantes son también los incrementos logrados por las Rutas del Vino de Garnacha-Campo de Borja y Utiel-Requena, con crecimientos con respecto al año anterior de más del 180% y el 57%, respectivamente. En la distribución mensual de los visitantes, se observa que el otoño, debido a la realización de la vendimia en la mayor parte de las Rutas del Vino, acontecimiento que se convierte en un factor adicional de atracción, y la primavera, por la buena climatología, se consolidan como las temporadas más proclives al enoturismo. Así, los meses de Octubre, con 192.284 visitantes y Septiembre, con 166.310, son los más fructíferos en cuanto al registro de turistas, seguidos muy de cerca por Mayo (159.439) y Abril (146.356).

En relación a ejercicios anteriores, se mantiene una distribución mensual muy similar, destacando el crecimiento experimentado en todos los meses del año a partir de Junio. En el extremo contrario, Enero vuelve a ser, con solo 52.206 visitantes, el mes de menor afluencia.

“El aumento de visitantes durante los meses estivales supone”, según Diego Ortega, “una confirmación de cómo el va cogiendo peso como opción a la hora de organizar las vacaciones. Se confirma que comienza a ser una alternativa de viaje para los meses de vacaciones o bien un complemento para viajes realizados con otras motivaciones”.

El Informe, elaborado en base a los datos de 546 bodegas -23 más que en 2010-, avala la evolución del turismo del vino como complemento del turismo general, especialmente por su contribución a la desestacionalización. Por otra parte, contribuye a diversificar destinos ya que, según apunta el Presidente de ACEVIN, “las cifras confirman que el enoturismo se está convirtiendo ya en un motor de desarrollo turístico en muchos destinos de interior, especialmente aquellos cuyos vinos gozan de más reconocimiento y prestigio”.