Archivo de la etiqueta: turismo de vino

El AVE del Vino de Madrid a Somontano

Ave del vino somontano

Esta es la iniciativa enoturística que conecta Madrid con el Somontano con tren de alta velocidad. En concreto el AVE del Vino Somontano partirá de la estación de Atocha de Madrid un fin de semana al mes des de julio hasta noviembre y combinará el transporte con tren con el Bus del Vino, de la compañía Alosa, Sigue leyendo

Viñas: Finca Malaveïna

Desayuno entre viñas en finca Malaveïna

Viñas: Finca Malaveïna

Si en el post anterior os proponíamos una experiencia enoturística que no estaba al alcance de todos los bolsillos, hoy hacemos una propuesta de enoturismo mucho más modesta pero también muy singular y especial en el mismo Castillo de Peralada. Se trata de un desayuno entre viñas, en concreto en la Finca Malaveïna (mala vecina, en castellano). Des de esta finca, en el término municipal de Garriguella se puede contemplar tanto las aguas azules del mediterráneo como las montañas de los Pirineos. El vino que nace de estas viñas, el Castell de Peralada Finca Malaveïna ha sido considerado como el mejor vino español en la última edición del concurso internacional de Vinos Bacchus. En esta finca de suelo argiloso se conrea Cabernet Suavignon, Merlot, Garnacha, Syrah y Cabernet Franch. Y es entre estas cepas donde Castillo de Peralada organiza los desayunos con pan con tomate, embutido y como no puede ser de otra formo maridados con Finca Malaveïna. Además, se realiza una visita a la bodega que se acompaña de una degustación del Cava Castell de Peralada Brut Nature Cuvée Especial. El precio por persona es de 14 euros y con grupos de un máximo de 16 personas. Al momento de hacer la reserva se concreta el horario de esta actividad que se realiza de viernes a domingo.

Finca Garbet

Los vinos de Peralada saben mejor en velero

Finca Garbet

Castillo de Peralada estrena este verano una nueva fórmula de enoturismo. Se trata de una cata de vinos a borde de un velero en un recorrido que finaliza en finca Garbet. Se trata de una viña a primera línea de mar en plena Costa Brava y de la que nacen algunos de los mejores vinos de esta emblemática bodega catalana de la DO Empordà. El velero sale del puerto de Llançà y siguiendo la linea de la costa se va acercando hasta llegar a su destino, en la platja de Garbet y delante de la finca de Castell de Peralada. Durante la travesía también se probarán tres de los mejores vinos de la bodega Castillo de Peralada. Se trata del Finca Garbet, el cava Gran Claustre y el Gran Claustre tinto. Esta experiencia de enoturismo se realiza los sábados por la mañana y está sujeta a las condiciones meteorológicas (las salidas serán hasta el mes de octubre si el tiempo lo permite). El precio por persona para participar de esta experiencia enoturística depende de la cifra de participantes pero el alquiler de todo el barco cuesta 420 euros (lo sabemos, no es apto para cualquier bolsillo) y se debe realizar una reserva previa (visitas@castilloperelada.com). Los grupos pueden ser de un máximo de 6 personas.

Viñas

El turismo enológico y gastronómico contribuyen al desarrollo de los territorios

El turismo enogastronómico ofrece un potencial casi inagotable para cualquier destino con recursos -como ocurre en una gran parte de la geografía española, donde se pueden encontrar vinos, aceites, quesos, jamón, embutidos, trufa, azafrán, etc-. La enogastronomía se puede completar con naturaleza, cultura, congresos… o puede ser un complemento a estos productos turísticos.

“En España se empezó a apostar de forma decidida por el turismo gastronómico cuyo principal objetivo era posicionar nuestro país en el mercado nacional e internacional a través de experiencias y productos asociados a destinos gastronómicos de referencia”. En este sentido, tal y como también afirma el Director General de RV EDIPRESS y co-fundador de The WineStorming, Fernando Valmaseda, “la diversidad culinaria, sin duda, nos hace fuertes de cara al exterior. Así pues, debemos trabajar para hacer fuerte la marca país potenciando los recursos de los que disponemos y diseñando políticas turísticas específicas que nos diferencien”.

A nivel de Comunidades Autónomas, en los últimos años también se han puesto en marcha iniciativas de Clubes de Producto Gastronómico, como es el caso de Cataluña y de Castilla La Mancha. Asturias, Galicia y Euskadi han realizado una fuerte apuesta por el desarrollo de este tipo de turismo, planificando actuaciones que implican a diversos agentes del territorio.

“En general”, comenta el Director de Dinamiza Asesores y co-fundador de The WineStorming, Manuel Romero, “se percibe una mayor sensibilidad hacia políticas de desarrollo sostenible, basadas en un mayor aprovechamiento de los recursos endógenos, impulsando productos de la tierra, con denominación de origen, indicaciones geográficas protegidas, potenciación de la gastronomía típica de cada zona, etc… aspectos que contribuyen a crear un modelo turístico no masivo e integrador de los distintos sectores económicos de cada zona. Además, salvo excepciones muy concretas (Rutas del Vino de España, Penedès, Euskadi, Gijón…), no existe un producto bien desarrollado y estructurado en los destinos nacionales, listo para su promoción y comercialización. El sector turístico en general está inmerso en un proceso de adaptación a los nuevos retos del escenario económico y turístico mundial, con una crisis sin precedentes, caracterizado por una fuerte competencia entre destinos y productos turísticos, así como por los nuevos modelos de distribución adaptados a la consolidación de Internet y los cambios en los patrones de comportamiento de la demanda turística.”

En este contexto, las políticas de impulso del turismo enogastronómico fomentan sinergias con sectores como el agrario, el pesquero, el ganadero y el productivo, contribuyendo a su integración en el sector turístico para crear un producto gastronómico rico, diverso y enormemente experiencial.

España, gracias a la Secretaría de Estado de Turismo y a ACEVIN (Asociación de Ciudades Españolas del Vino), durante más de 10 años ha venido desarrollando el enoturismo en torno al proyecto ‘Rutas del Vino de España’. Como consecuencia de este proyecto, existen 21 territorios vitivinícolas que han trabajado en proyectos de turismo del vino, destinos que están impulsando su producto enoturístico particular.

Pero España es mucho más que vino. Existen numerosas Denominaciones de Origen e Indicaciones Geográficas Protegidas de queso, aceite de oliva, azafrán, conservas, jamón, sidra, miel, fruta, pan… La existencia de unas materias primas de excepcional calidad, el desarrollo de iniciativas enogastronómicas con distintos niveles de éxito, disponer de una cocina con identidad propia en cada región y poder encontrar recursos turísticos desde el mar o el campo hasta la mesa, le ofrecen a España la oportunidad de crear un producto turístico enogastronómico competitivo y de primer nivel.

“Sin lugar a dudas”, concluye el consultor y co-fundador de The WineStorming, Eduardo Serrano, “el producto turístico gastronómico ha de desarrollarse contando con la participación de los diferentes sectores implicados y definir unos elevados estándares de calidad, acordes a las expectativas de una demanda cada vez más sofisticada, exigente y ávida de experiencias y emociones”. Y para ello, deberá establecer estrategias propias que permitan implicar a las Comunidades Autónomas y aportar al turismo enogastronómico un carácter diferencial, pero ante todo crear un producto reconocible por el mercado y en el propio territorio.

La Ruta del Vino Penedès es la más visitada del Estado

La Ruta del Vi del Penedès ha sido por segundo año consecutivo la ruta del vino más visitada de España. Durante el año pasado un total de 459.400 visitantes pasaron por alguna de las bodegas de la ruta enoturística del Penedès, según datos del Informe de visitantes y bodegas asociadas a las Rutas del Vino de España 2010. El informe concluye la ruta EnoturismePenedès represente casi el 32% de lso visitantes de las diferentes rutas enoturísticas del país. La cifra además supone un incremento del 0,2% en comparación con el 2009. Por meses, el mejor mes fué el octubre seguido del abril de forma que el otoño y la primavera se consolidan como las estaciones con más materia turística.

Las rutas del vino de España han cerrado el año con 1,4 millones de visitantes, 20 rutas de vino asociadas y 523 bodegas integradas en las diferentes rutas, 82 más que el año 2009.

 

Enoturismo en bus: de ruta por la Rioja Alavesa sin preocupaciones

A la hora de hacer una ruta ecoturística muchas veces la principal preocupación de los turistas es la ingesta de alcohol y los posibles controles de alcoholemia. Para superar este percance, la Rioja Alavesa propone de nuevo recorrer las bodegas con el autocar bautizado como Enobus. Con esta propuesta se pueden visitar la villas medievales de la Rioja Alavesa, sus monumentos y patrimonio y a la vez degustar sus mesjores vinos y realizar catas en las bodegas rodeado de viñedos sin preocupación alguna.  Con este propósito, la Ruta del Vino de Rioja Alavesa pone en marcha el Enobús 2011, el bus turístico que con salidas desde Bilbao, Vitoria, Eibar, Bergara y Arrasate, recorre el corazón de una tierra inolvidable.

El bus enoturístico retoma su actividad en Semana Santa y que, todos los sábados desde Mayo hasta Octubre de 2011, permite planificar una escapada con salidas desde la capital, Laguardia, para excursiones de medio día, y desde Bilbao, Vitoria-Gasteiz, Eibar, Bergara y Arrasate, para las excursiones de un día completo. El visitante tendrá la posibilidad de comprar su billete en alguno de los centros autorizados y prepararse para disfrutar de su viaje. El Enobús ofrece el traslado y un programa de visitas acompañados por un guía que recorrerá un itinerario diferente cada semana a través de los municipios y bodegas que forman la Ruta del vino de la Rioja Alavesa.

El paquete enoturístico del Enobús tiene un precio de 20 euros desde Bilbao, 18 euros desde Eibar, Bergara y Arrasate, 15 euros desde Vitoria-Gasteiz y 10 desde Laguardia (todos los precios tienen un 50% de descuento para mayores de 65 años y jóvenes entre 7 y 16 años). El servicio incluye el transporte de ida y vuelta, guía en castellano o en inglés, visitas guiadas a un municipio y una bodega con degustación, recorrido panorámico y tiempo libre para descubrir su gastronomía y perderse por sus rincones.