Enorrelatos: Exceso de amor

Share with:


Cuando era pequeño le diagnosticaron una rara enfermedad: amaba demasiado fuerte. Eso le obligó a vivir solo, preguntándose cómo sería querer a alguien con todas sus fuerzas pero sin poder hallar nunca la respuesta. Hasta que un día maldito la conoció. Quiso luchar contra su corazón, pero se dio cuenta que no ganaría la partida ya que ella también estaba enferma: era muy fácil de querer. El día que decidió amarla entendió que no volvería a verla nunca más. Triste y pusilánime de nuevo, recordó las palabras que lo habían acompañado a lo largo de su vida:

“El amor siempre iluminará el camino de tu soledad”.

El vino que me inspiró: GR-174 2009. Priorat.

Por David RódenasExceso de amor

Share with:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.