10 beneficios del vino tinto para la salud que te sorprenderán

Share with:


La creencia de que el vino tinto es bueno para la salud es una idea muy extendida, pero, ¿qué dice la ciencia acerca de los beneficios del vino tinto? Sigue leyendo y te contamos cómo las propiedades del vino tinto pueden ayudarte a cuidar de tu salud:

  1. El vino, especialmente el vino tinto, es una gran fuente de polifenoles, muy beneficiosos para la salud por sus grandes propiedades antioxidantes. Entre ellos, podemos destacar el resveratrol, presente en las cáscaras de las uvas, o los flavonoides, que se concentran sobre todo en los hollejos. Su consumo moderado contribuye a reducir el estrés oxidativo causado por los radicales libres, responsables del envejecimiento celular. 
  2. La relación entre el vino y la salud cardiovascular ha sido objeto de muchos estudios científicos en todo el mundo. Las conclusiones apuntan a que un consumo moderado, especialmente en el caso del vino tinto, puede reducir el riesgo de sufrir enfermedades del corazón, siempre que esté acompañado de una dieta y unos hábitos de vida saludables.
  3. Dentro de los polifenoles presentes en esta bebida alcohólica, los flavonoides son otras de las sustancias responsables de muchos de los beneficios del vino tinto. Muchos expertos en salud y nutrición afirman que estos antioxidantes naturales son capaces de retrasar el envejecimiento celular, prevenir enfermedades cardiovasculares, contribuir a la buena salud de la flora intestinal o incluso algunos tipos de cáncer, ya que producen enzimas capaces de destruir las células cancerígenas.
  4. Además de resultar deliciosa, el vino también es una bebida rica en vitaminas y minerales como el zinc, fundamental para mantener fuerte nuestro sistema inmunitario, o el hierro, indispensable para el metabolismo de las células y la oxigenación tisular, además de otros oligoelementos esenciales.
  5. Entre los beneficios del vino tinto también destacan sus propiedades antiinflamatorias. Gracias a su alto contenido en polifenoles, el consumo moderado contribuye a reducir el riesgo de inflamación de los vasos sanguíneos y tiene propiedades anticoagulantes, por lo que puede ayudar a prevenir enfermedades cardíacas o trombosis, según la Fundación Española del Corazón.
  6. ¿Sabías que el vino tinto también es fuente de Omega 3? Este ácido graso también es fundamental para la salud cardiovascular, ya que reduce el colesterol y regula la presión arterial.
  7. Dentro de las propiedades del vino tinto también cabe destacar su capacidad para reducir y regular la presión arterial gracias a sustancias como el resveratrol, las procianidinas, el provinol o los flavonoides, que confieren al vino un efecto vasodilatador. 
  8. El resveratrol presente en el vino tinto también es una sustancia clave para incrementar los niveles de colesterol HDL y evitar la formación de lipoproteínas de baja densidad (LDL), conocidas como colesterol malo.
  9. Las propiedades del vino tinto también resultan beneficiosas para la memoria. El poder antioxidante de los polifenoles presentes en el vino favorece el aumento de las conexiones neuronales que afectan a la memoria y, además, mejoran el estado de ánimo.
  10. Además de contribuir al buen funcionamiento de nuestro organismo, ¡el vino tinto también puede ayudarnos a cuidarnos por fuera! Sus antioxidantes mejoran la apariencia de nuestra piel y la salud de nuestros ojos y nos protegen de los efectos perjudiciales causados por los rayos ultravioleta.

Para terminar, recuerda que el vino tinto es bueno para la salud siempre dentro de la moderación así que, ¡disfruta de este pequeño placer con mesura!

Share with:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *