Cuatro vinos para un San Valentín romántico

Share with:


San Valentín se acerca y en una fecha tan especial para celebrar con la pareja, en la mesa -o donde sea- no puede faltar un buen vino, ya sea en casa o en el restaurante. Y si en un día tan especial, cada pareja es diferente, cada vino tiene también sus particularidades.

El primero de la lista es el Lías Malvasía Volcánica del Grifo. El vino de esta bodega canaria, del a DO Lanzarote, nos trae los aires calientes del archipiélago con un vino blanco de guarda. Con este vino, como a veces pasa con las parejas, se rompen tópicos. En este caso, uno de muy extendido en Canarias, el de que el vino se tenía que consumir en el año. En el Grifo decidieron experimentar y elaborar un vino seco de guarda de larga duración. Para hacerlo eligieron la variedad blanca de malvasía volcánica y la apuesta no podía salir mejor. Acaba de salir al mercado la añada del 2019 y a pesar que aún tiene recorrido si se quiere conservar en botella, el 14 de febrero es un buen momento para disfrutar de este vino complejo y elegante.

Si lo que se busca un vino consolidado y con cuerpo, una apuesta segura es el Molí 2018 de Raimat. Este vino tinto y ecológico, elaborado por la bodega de la DO Costers del Segre, está elaborado a base de cabernet sauvignon y syrah. Con su nombre rinde homenaje a un molino de viento que hace 100 años se encontraba en la finca, que por San Valentín se convierte también en un guiño a una longeva relación de pareja. Este vino elegante, con un gran carácter e intensos aromas a frutos rojos es ideal para acompañar carnes rojas con salsas y también quesos curados.

Si lo que se busca es un momento dulce, también hay el vino dulce para acompañarlo. En esta caso, una buena opción es el Apasionado, de José Pariente. Un vino blanco dulce de la Denominación de Origen Rueda, elaborado con la variedad Cabernet Sauvignon y que es el fruto de muchos años de trabajo y experimentación en la viña para encontrar el punto ideal a este vino.

Para finalizar la lista, no podíamos olvidarnos de vino espumoso. En este caso, apostamos por un cava rosado, el Vilarnau Rose Delicat. Se trata de un cava elaborado con base a la variedad garnacha tinta con un pequeño toque de pinot noir. Todo, procedente de viñas ecológicas. El resultado es un cava ideal para brindar en el día de San Valentín. De un color pálido de gran complejidad aromática, es muy cremoso, fresco y elegante, además de ser apto para veganos. Es ideal para acompañar comidas ligeras como arroces, pastas o postres cremosos. O si prefiere, para brindar en el momento del aperitivo. Y es que el último puede ser el primero.

Share with:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.