Menorca y sus vinos

Share with:


Menorca es una isla llena de secretos. Pequeñas playas, pequeños pueblos y también de pequeños grandes vinos, que son unos de sus secretos mejor guardados. Su producción es discreta pero tiene una alta calidad. No en vano desde 2002, los vinos de la isla cuentan con la distinción Vins de la Illa de Menorca.

El cultivo de la vid en la isla y la elaboración del vino tienen siglos de historia y en el siglo XIX se llegaron a cultivar hasta 1.500 hectáreas de viña. Después, con la llegada de la filoxera, la producción se redujo hasta el punto de que solo se producía vino para autoconsumo. Pero en los años 90 y con la entrada al siglo XXI la situación cambió y ahora son varias la bodegas que producen sus propios vinos en la isla. Sus variedades más representativas son los vinos tintos y para conocerlos, nada mejor que una ruta en coche por las distintas bodegas. Por cierto, antes de emprender el viaje es importante pensar en el car hire menorca para evitar sorpresas de última hora.

Las bodegas de Menorca

Una de las bodegas más curiosas es Binitord ya que se encuentra en una antigua cantera en Ciutadella. Con un impacto ambiental mínimo, la bodega está implicada en iniciativas para la conservación del paisaje y la biodiversidad isleña. Este es un buen punto para iniciar una ruta por bodegas en la isla de Menorca.

Binifadet, en Sant Lluís, es uno de los principales productores de vino de Menorca y además, a parte de vinos tranquilos también elaboran vinos espumosos. Además, tiene una agradable terraza a tocar la viña en la que degustar sus vinos. Este es un buen lugar, en el otro extremo de la isla para finalizar la ruta para conocer los vinos menorquinos. Entretanto, hay otros puntos en los que se puede hacer parada para comprovar la diversidad vinícola de la isla.

También en Ciutadella, nos encontramos con la bodega Finca Sa Marjaleta, que etiqueta sus vinos bajo el nombre de Iamontanum, que deriva de Iamona, el antiguo nombre romano de Ciutadella de Menorca.

Una parada obligada a medio camino entre Ciutadella y Sant Lluís es en Bodegas Menorquinas no deja dudas de que se encuentra en la isla de Menorca. Es la primera que elaboró vinos con el sello Vi de la Terra de Menorca, con el nombre Ferrer de Muntpalau, y des de sus viñas, en Es Mercadal, se puede observar de fondo el Toro, la cima más alta de la isla que también merece una excursión para disfrutar de un excelente paisaje.

También a medio camino nos encontramos con el Hort de Sant Patrici . En esta bodega producen vinos elaborados con variedades muy internacionales, como el merlo, el cabernet sauvignon y el syrah. Su particularidad es que la viñas se encuentran en un terreno de rocas calcáreas y de argilas que está regado por un torrente.

Finalmente, antes de la última para, en Sant Climent encontraremos Sa Forana. Celler Solano, que produce unos vinos que reflejan la mineralidad del terreno calcario en el que se cultivan sus viñas.

Share with:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.