Diferencias en la elaboración del vino tinto y el vino blanco

Share with:


A la hora de brindar, ¿eres de tinto o de blanco? España es un país con una tradición vitivinícola centenaria, pero, ¿sabes cuál es el proceso de elaboración del vino blanco y el vino tinto? A continuación, te explicamos en detalle las principales diferencias que existen en la fabricación de estas exquisitas bebidas:

  • La primera diferencia entre el vino blanco y el vino tinto está en las variedades de uva utilizadas. Para la fabricación de vino tinto se usan variedades tintas, como la Cabernet Sauvignon o la Tempranillo, variedad principal de los vinos de Rioja o Ribera del Duero, como Figuero Viñas Viejas. Para los vinos blancos pueden emplearse tanto uvas tintas como blancas, entre las que destacan variedades tradicionales como la Albariño, típica de los vinos gallegos como Albariño Pazo Señorans, Airén o Macabeo, usada para la elaboración del cava.
  • Tras obtener el mosto, los vinos blancos se prensan y pasan a la fase de fermentación, mientras que en los tintos el proceso es más complejo y el prensado se realiza más tarde. 
  • La maceración es una fase que siempre está presente en el proceso de elaboración del vino tinto, aunque es opcional en los vinos blancos. El mosto se deja reposar en depósitos junto con los hollejos de la uva, que aportan al vino los taninos y su característico tono rojizo. En la elaboración de vinos blancos, sin embargo, este proceso no existe o dura tan solo unas horas. La temperatura de maceración también es distinta, oscilando entre los 17 y los 19ºC para los blancos y entre 24 y 30ºC para los tintos.
  • La fermentación alcohólica, durante la que el azúcar de las uvas se transforma en alcohol, supone otra de las grandes diferencias entre el vino blanco y el vino tinto. En la elaboración de vinos tintos, el mosto fermenta en contacto con los hollejos de la uva, mientras que para la fabricación de vino blanco se eliminan los hollejos. 
  • En la fabricación de vinos tintos tras la fermentación alcohólica siempre existe una fase de fermentación maloláctica en barricas, que en el caso de los blancos solo se produce en los vinos para crianza.
  • El descube, prensado y ensamblaje son otros procesos exclusivos de la fabricación de vino tinto
  • La crianza en barricas, que hace aflorar los aromas terciarios, es característica de los vinos tintos, como los que encontrarás en Grau Online, y puede oscilar entre dos años, para los tintos Crianza, hasta los 5 años de los Gran Reserva. Por su parte, la mayoría de los blancos suelen comercializarse jóvenes y en el caso de los blancos con crianza, la guarda se reduce a 18 meses en el caso de los Crianza, 2 años para los Reserva y 4 años para los Gran Reserva.

Share with:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *