Archivo de la etiqueta: garnacha

Cuatro vinos para un San Valentín romántico

San Valentín se acerca y en una fecha tan especial para celebrar con la pareja, en la mesa -o donde sea- no puede faltar un buen vino, ya sea en casa o en el restaurante. Y si en un día tan especial, cada pareja es diferente, cada vino tiene también sus particularidades.

Seguir leyendo Cuatro vinos para un San Valentín romántico

La DO Terra Alta adapta su reglamento para permitir nuevos vinos

La Denominación de Origen Terra Alta arrancará el año 2022 con novedades en su pliego de condiciones para permitir creaciones de vinos más innovadoras a sus bodegas. La modificación del reglamento aprovada por el Consejo Regulador de la DO tiene la voluntad de adaptarse a las nuevas necesidades del mercado y, principalmente, de los viticultores, viticultoras y bodegas que la conforman.

Seguir leyendo La DO Terra Alta adapta su reglamento para permitir nuevos vinos

Zeena completa su colección de vino en lata con un garnacha rosado

El vino en lata se está consolidando como la nueva tendencia del sector. Y ahora, la marca de vino en lata Zeena completa su colección con el lanzamiento de su tercer vino en este formato. Se trata de un garnacha rosado ecológico de la Terra Alta. Este nuevo vino completa la primera colección de la firma, que nació hace un año con un tinto y un blanco también monovarietales de la misma procedencia. Aptos para veganos y envasados en aluminio reciclado y reciclable, proponen una fórmula innovadora y rebelde adaptada al estilo de vida de los paladares más inconformistas, liberados de complejos.

Seguir leyendo Zeena completa su colección de vino en lata con un garnacha rosado

La viña más pequeña de Cataluña

vinyaMAR

El viñedo más pequeño de Cataluña está des de ahora enla comarca del Empordà, a primera línea de mar en el municipio de Roses. Se trata de una pequeña viña, de menos de una hectárea de superficie, en la que se cultivan uvas de la variedad Seguir leyendo La viña más pequeña de Cataluña

Los jardines de Peralada inspiran sus nuevos vinos

Jardins Castell de Peralada

Los aromas de los jardines del Castillo de Peralada han inspirado los nuevos vinos de la bodega. Son el Jardins Blanc y el Jardins Rosé.

Se trata de unos jardines diseñados en el siglo XIX por el francés François Duvillers por encargo del Conde de Peralada. Diseñó unos jardines que mezclan la geometría de Versalles con una de más sinuosa inspirada en los jardines ingleses y plantó 158 especies de plantes diferentes, tanto de propias de Cataluña como otra de exóticas.

Los dos nuevos vinos son jóvenes con una complejidad matices florales que quieren ilustrar la esencia de la obra de Duvillers en Peralada. E igual que en los jardines los nuevos vinos mezclan variedades autóctonas y otras de abasto mundial: Macabeo y Sauvignon blanco en el caso del Jardins Blanc y Garnacha y Merlot en Jardins Rosé.

Actualmente se pueden visitar los jardines de la bodega, que tienen una superficie de 33.800 m2 divididos en 63 zonas diferenciadas y completar así una jornada de enoturismo visitando esta exclusiva bodega. Y en estos jardines es donde también se han instalado cigüeñas blancas, unas aves a las que la bodegas también ha dedicado una de sus gamas de vinos, el Cigonyes.

Paco, el nuevo tinto by Paco&Lola

La bodega Paco&Lola, que con el blanco albariño Paco&Lola tiene uno de los vinos blancos más fashion del mercado, amplía su oferta con Paco, su primer vino tinto. El objetivo de este nuevo vino que está bajo el paraguas de la DO Navarra (el blanco es un DO Rías Baixas) pretende dar respuesta a los paladares más exigentes y es nueva apuesta por la calidad de esta cooperativa. La gerente de la bodega, Belén Varela, cuenta que “Paco nace de la necesidad de cubrir un segmento de mercado en el que no teníamos presencia y responder a la demanda internacional”.

Paco, by Paco&Lola, se ha elaborado con variedades de uva tempranillo y garnacha, con un cupage del 50% de cada una, cosechadas en Valdizarbe, una zona donde se mezclan el clima atlántico, el continental y el mediterráneo. De nuevo, el vino conserva todo el encanto fashion y su punto poppy en la etiqueta. Los topos blancos siguen marcando la identidad del vino sobre un fondo rojo.

Des de la bodega proponen tomar el vino como aperitivo o acompañando tapas, pastas o arroces además de maridarlo con pescados grasos, sobre todo tartar, sushi o sashimi y también con carnes blancas e inclusos guisarlas con el mismo Paco.

Finca la Emperatriz renueva la apuesta por las viejas cepas de Garnacha

La bodega Finca La Emperatriz de la DO Rioja confia de nuevo en una de las parcelas más pobres y pedregosas de su finca de viñedo, la número 5 exactamente, donde crecen las viejas cepas de Garnacha con que se elabora el Finca La Emperatriz Garnacha Cepas Viejas, que acaba de salir al mercado en su nueva añada 2010. Tras adquirir esta histórica finca de viñedo en los años 90, los hermanos Eduardo y Víctor Hernáiz decidieron mantener esas viejas cepas, contradiciendo así la tendencia a replantar con Tempranillo, variedad reina en la DOC Rioja. Apostaban así por recuperar la tradición de cultivo de una variedad que en los últimos decenios ha sido injustamente devaluada.

Años de trabajo y todo el conocimiento del enólogo David González han demostrado en La Emperatriz que la decisión no ha sido en balde. Este monovarietal se ha convertido en uno de los vinos de garnacha de referencia en la Rioja y cuenta ya con numerosos adeptos que reconocen su mérito. Pese al sitio que se ha hecho entre su clientela, Eduardo Hernáiz sigue apostando por limitar la producción a la calidad de la uva disponible.

La añada 2010 viene marcada en Finca La Emperatriz por las copiosas nevadas que cayeron en invierno y que proveyeron de reservas a las plantas. La escasez de lluvias y tormentas a lo largo de primavera y verano determinaron una vendimia sana, mientras que las temperaturas, que no alcanzaron cotas muy altas, favorecieron una maduración lenta. De ahí el potencial aromático de este FLE Garnacha Cepas Viejas 2010: perfumado y frutal, de gran personalidad, con fruta roja y las golosinas típicas de la variedad en zonas frías, sobre un fondo de violetas también característico de la variedad. Un vino que, en el marco de su complejidad, muestra claramente la mineralidad característica de la finca.

Las Cigonyes de Peralada se tiñen de rosado

Castell de Peralada ha incorporado un nuevo vino en su linea Cigonyes (Cigüenyas) que lanzó el año pasado. Así, a los vinos tinto y blanco se ha añadido el vino rosado bajo el nombre Cigonyes Rosé que en esta primera añada, la del 2011, apuesta claramente por la variedad tradicional de la Garnacha (80%) mezclada con un 20% de merlot. Así sigue la misma linea que los vinos Cigonyes, elaboradas ya con variedades típicas del Empordà (tinto y rosado con Garnacha y blanco con Macabeu).

Estos vinos, de la Denominació d’Origen Empordà, transmiten el carácter alegre y amable de los pájaros a los que rinden homenaje y que siempre han vivido cerca de las personas. De hecho, Castillo de Peralada participa des de 1995 en un programa de recuperación y protección de las cigüeñas junto con el Parc Natural dels Aiguamolls de l’Empordà. Y si en en los pueblos, la cigüeñas están en los campanarios y edificios más altos, en Castillo de Peralada este año 25 parejas han hecho su nido junto al castillo criando hasta medio centenar de pequeñitos en sus nidos.

Cava: la moda por el rosado

Bodegas y consumidores se apunta a la moda del cava rosado. Y es que en tan solo diez años el consumo de botellas del espumoso rosado de la DO Cava se ha multiplicado por tres. Así, si en los años 90 solo había unas pocas bodegas que elaboraban cava rosado y la mayor parte de la producción acababa en exportaciones, ahora ya son más de 160 elaboradores que destinan buena parte de las botellas al mercado estatal. En concreto, el año pasado se vendieron 24 millones de botellas de cava rosado mientras que en el 2002 las ventas eran de solo 8 millones según los datos de la Denominación de Origen Cava.

Este dato confirma que es más que una moda y se trata de un cava que puede maridar mucho con platos más allá de los postres e incluso para tomar una simple copa entre amigos. Y es que quizá el rosado da un toque más de elegancia que las burbujas doradas. También se recomienda consumir para aperitivos, cocktails, y marida a la perfección con los arroces, el salmón y el sushi. Un sorbete o unas fresas para finalizar también puede venir acompañado de un buen rosado.

Se trata de cavas elaborados con monastrell, garnacha tinta, pinot noir o trepat, estas variedades dan al rosado una singularidad cromática, que puede pasar por un sinfín de tonalidades, desde el color cereza, pasando por la fresa y hasta llegar al salmón.

Llega la nueva añada de Caminito, el rosado de Terra Remota

La bodega Tera Remota, de la DO Empordà, ha saca al mercado la nueva añada de Caminito, la del 2011. Es un vino rosado pero como si se tratara del mejor de los tintos, recibe año tras año el mejor de los tratos, según nos cuentan des de la misma bodega. Desde el viñedo ecológico hasta el embotellado, Terra Remota ha concebido este rosado, ya desde su lanzamiento al mercado en 2007, como un vino de pleno derecho dentro de su gama. Esto implica el máximo cuidado ya en el campo: en 2011, laboreo, descaballonado de las cepas de Garnacha y Syrah con que se elabora, sin uso de herbicidas, cosecha manual en cajas de 10 kg. Cuando llega a la bodega, ser realiza el despalillado y selección, maceración pelicular y prensado neumático a baja presión, fermentación a 18ºC y crianza en barrica de un 20% del vino durante 6 meses. Un trato nada habitual tratándose de un rosado.

Todo para demostrar que en el Empordà –antaño región famosa por sus rosados-, pueden hacerse grandísimos vinos, entre los cuales, grandísimos rosados. Sin duda este es uno de ellos: rosado suave y salmón brillante a la vista, nariz fina y discreta de frambuesa y melocotón, y de nuevo finura y elegancia en boca, con notas de frutas del bosque. Un vino goloso pero con toda la frescura que se espera de un rosado.

Apetecible ya mismo, un rosado para asociarse inevitablemente con la primavera, para disfrutarlo con la alegría de los largos y soleados días de este Mayo, en la sencillez de un picnic en el campo y de una paella en la costa; pero, a la vez, capaz de mantenerse vivo y dar la talla más allá del verano, más allá de una comida informal.